Filosofía

En un mundo donde los cambios son cada vez más rápidos, una empresa tiene que hacerse esta pregunta para estar segura de que sobrevivirá  con éxito las diferentes demandas del mercado. Durante muchos años se consideró como ventaja competitiva la Automatización de los procesos. Había que ser más rápidos y ser capaces de producir ordenadamente. Después pasamos a la época de la Tecnología donde en un principio sólo los fuertes podían acceder a los sistemas más sofisticados, pero  en solo unos años, la tecnología se hizo más accesible para todos. Así se empezó a hablar de la era del Conocimiento, pero con el acceso a internet todos nos hicimos capaces de acceder de manera fácil y rápida a la mayor parte de la información. Tener la maquinaria, los sistemas y las ideas ya no es suficiente.

 

En el tiempo lo que no ha  cambiado es el Capital Humano. Es a través de los colaboradores, de su trabajo y actitudes, que las empresas se han adaptado, ajustado y sobrevivido a los cambios.  Y aunque esta idea suena lógica, cuando la economía lo exige, la mayor parte de las organizaciones aprietan sus presupuestos precisamente en el área de gente: recortes de personal, menos programas de capacitación, menos prestaciones, que son sólo un ejemplo de lo que suelen hacer cuando se sienten en peligro.

 

Sin embargo, ¿qué pasaría si es ahí precisamente donde invertimos recursos? Pensemos por unos momentos quiénes son realmente los responsables de realizar con éxito los cambios, las tareas y satisfacer las demandas del medio ambiente.  ¡Correcto! La Gente somos las personas los que podemos alinear la producción, los que tenemos que aplicar correctamente la tecnología y los que somos dueños del conocimiento que pondremos en acciones para beneficiar a nuestras organizaciones.

Desde mi experiencia, esta será la era de la GENTE, es por ello que debemos ocuparnos de esta ventaja competitiva, NUESTROS COLABORADORES. Aprovechar su experiencia y conocimiento se convierte en el mayor reto de nuestro tiempo.

 

 

Analicemos algunas de éstas preguntas para cambiar el paradigma y decidir invertir en nuestra gente:

  • ¿Está mi personal desarrollando su verdadera capacidad?
  • ¿Tengo a la persona con el potencial adecuado para desarrollarse en el puesto correcto y crecer en la organización?
  • ¿Los colaboradores de mi organización están enfocados a alcanzar los resultados totales?
  • ¿Mi gente siente que su trabajo vale la pena y por ello se compromete con la organización?
  • ¿Estamos preocupados por la calidad de vida de nuestra gente y por ello esperamos su máximo esfuerzo?

Hay muchas preguntas que debemos hacernos para asegurar en la medida de lo posible el éxito en nuestras organizaciones, pero me parece que este es el momento en que los dirigentes pueden hacer la diferencia, trascender y dejar un legado: Gente satisfecha y comprometida dando su mejor esfuerzo para ser altamente productiva.

 

Productividad a través de la gente

 

  •  Todos los derechos reservados Dennise Jusidman

 

Email: dennise@jusidman.com

Número celular: 044 55 14518316